Sitting on the Porch: Not a Place, But a State of Mind, Michele Norris

domingo, 7 de noviembre de 2010

Perdona bonita...

Miles de libros han planteado anteriormente esta cuestión. Miles de reflexiones, miles de historias. La última que recuerdo es la que esboza el libro "El laberinto de la felicidad" de Alex Rovira, y en esa misma línea me preguntaba:
¿Quién eres?
  • Y respondes: "Pues mira, yo trabajo como analista de riesgos, cumplo con una jornada de 12 horas y...."
  • No, no, perdona bonita, pero ésa es sólo tu ocupación, tu profesión.
  • Ah! Vale!. Pues mira, tengo dos hijos, estoy casada desde hace quince años. Mis hijos estudian en ....
  • Uf, vuelve a perdonarme bonita! Pero no respondes a mi pregunta, me hablas de tu filiación, de tu familia, pero no de ti.
  • Bueno... Veamos. Me gusta la danza, el manga y los programas de cocina. Leo por las noches cuando......
  • Ejem! Creo que seguimos sin entendernos. Quiero saber quién eres, no qué haces o estudias, lo que hace tu familia o tu entorno y tampoco quiero saber cuales son tus aficiones. Sólo quiero saber: Q u-i-é-n  e-r-e-s? ni qué, ni cuándo, ni cómo, ni dónde, sólo quién.
Y hasta aquí.

¿Cómo responder a esa pregunta?
No es fácil, no, no. Y , humildemente, creo que aún no tengo la respuesta. Aunque no estaría nada mal averiguarlo ....