Sitting on the Porch: Not a Place, But a State of Mind, Michele Norris

sábado, 8 de enero de 2011

Dos palabras proscritas

 Sí, dos palabras proscritas en nuestro género si se usan combinadas: amor e incondicional. Suerte que convivimos con otras especies.

El más puro ejemplo de amor incondicional es el que muestra un perro por su amo. ¿Alguien da más?

Y de paso, os presento a nuestro nuevo morador: Lucas.

7 comentarios:

  1. Hola n_n

    Que bonito *-*
    Pero defiendo el amor incondicional entre humanos... difícil, pero existe.

    Un besito ^^
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Te tengo que enseñar yo al mio, que el día 25 hará un año que lleva vivo, y 11 meses que lleva en casa. Tengo ganas de hablar contigo y saber como te va la vida, que en la mía hay muchisimos cambios, todos buenos =)

    ResponderEliminar
  3. Después del revés que me he llevado hoy, una cosita: "¡qué bonitoooo!", es una bolita!!.

    Encuanto a lo de amor incondicional, mi opinión es que la mayoría de gente no sabe lo que es el amor, lo confunde con otra cosa. Yo lo confundía, y podría haber seguido así toda mi vida, es lo triste. En la sociedad del consumismo entendemos más de querer que de amar (el amor por si mismo ha de ser incondicional). Puede que esté equivocada, pero creo que en una gran parte de las parejas el amor no existe.

    ResponderEliminar
  4. Tengo que estar de acuerdo con Amaia, lo del amor es algo tan difuso y tan extendido... todo el mundo habla de sus amores, y yo todavía dudo de a qué se refieren, incluso de a qué me refiero yo.

    Así que seguiré intentando amarME incondicionalmente, y luego ya veremos que ocurre :)

    Un abrazo y un achuchón para el perro, que cosa más mona por dios.

    ResponderEliminar
  5. Desde que River hizo el primer comentario en esta entrada, he estado dándole vueltas en mi cabecita al tema.
    Los demás aportes han servido para que intentara reflexionar con más calma desde la más absoluta sinceridad conmigo misma.
    Estoy totalmente de acuerdo en que una gran parte de las parejas vive un "supuesto" amor.
    Y también estoy de acuerdo en que el amor incondicional existe entre humanos aunque sea difícil.
    Pero, sinceramente, no creo que el amor incondicional exista entre una pareja, no si hablamos desde la salud mental, emocional y espiritual.
    Siempre existen condiciones, digamos unos mínimos indispensables para que una pareja pueda amarse. Esos mínimos suelen coincidir con la escala de valores de los integrantes.
    Suelen estar presentes antes de empezar la relación y si desaparecen auguran la muerte de ésta.
    Dudo mucho que una persona "crecida" y "sana" sea capaz de seguir amando a la otra parte si incurre en "faltas" contra los valores intrínsecos en que se basa la relación.
    Por lo que llego a la conclusión de que ni puede ni debe existir el amor incondicional en las parejas, otra cosa es el amor de verdad que se define por el respeto, la tolerancia, la empatia, el "dejar ser", el amar por quien eres y no por las expectativas que me he hecho de ti, etc, etc.
    Llevándolo al último extremo, continuarías amando a tu pareja si te maltratara?
    ¿?
    Entonces si hay condiciones.

    Pero he dicho al principio que si creo que existe el amor incondicional, y creo que hay una sola relación en la que se da de forma natural y sana: el amor por los hijos.
    Podrás aprobar o no su conducta, sufrir o disfrutar, pero por lo menos en mi caso, los amaré siempre, hagan lo que hagan.
    Y creo que esa el la única experiencia de amor incondicional que vamos a tener en nuestra vida, todos tendríamos que tener la oportunidad de vivirla.

    PD: Oxy, yo también tengo ganas de ver tus avances, por lo que veo prácticamente todos los involucrados en este post han "crecido" muy perceptiblemente como personas.
    Felicidades por ello!

    ResponderEliminar
  6. Mmmmm...
    Últimamente no tengo ni tiempo para pasarme un rato por los sitios que me gustan, pero creo que este tiempo va en aumento. Me lo merezco, tengo que amarme un poco más!!!

    En cuanto al amor incondicional: ¡vale!¡no lo expresé de la foma más adecuada! Creo que el verdadero amor en una pareja parte de el respeto a uno mismo. Es decir, yo amo a mi pareja, pero para poder amarla primero tengo que respetarme yo a mi misma. Osea, tengo que tener mi espacio (con todo lo que esto incluye), y que este sea respetado, y evidentemente si esto no es así, si no me quiero a mi misma no puedo querer a otra persona, la idealizaría, querría suplir con ella algunas carencias de mi vida... pero no la amaría. Lo mismo tiene que ocurrir con la otra persona, tiene que tener su espacio y yo respetarlo (esa es la parte "incondicional").

    Por descontado, si mi pareja no respeta absolutamente todo mi espacio, que es vital (para cada uno), pues tan simple como que no me ama.

    El respeto mutuo es indispensable, si caer en un distanciamiento en la pareja. Para ser capaz de amar a alguien tu debes estar en tu centro, entonces serás capaz de dar a la persona amada todo su espacio. Otra cosa es, que la persona a la que amas, pasé de ti, te desprecie en alguna circunstancia, sea un viva la vida... en ese caso, si verdaderamente estas en tu centro, te amas a ti mismo, etc. por mucho dolor que te pueda suponer inicialmente, dejarás a esa persona, porque a ti seguir con ella hace más daño aún (no te va a dejar llevar una vida sana en su totalidad). La conclusión entonces es que el amor incondiconal como tal no existe. Ok, pero si existe amor de verdad, condicionado a tu propio amor por ti mismo (sin pasarse y llegar a ser un egolatra claro ;)).

    Y como dije anteriormente, tristemente el amar se confunde con otras cosas que no lo son.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Chapeau Amaia!
    Creo que está magistralmente definido. Lo vinculante no es "necesitar" a alguien para que te haga feliz y colme tus expectativas, tú eres el único que puede hacer eso por ti.
    La gran pena es esperar siempre a que "lo exterior" te procure la felicidad. Buf, menudo marrón tener que ser el Mago Merlín para tu pareja!
    Y si me equivoco? Y si decaigo? Y si, simplemente, no tengo ganas?
    Abdico, ya no quiero ser ningún rey Merlín, ni que lo sean para mí, me conformo con los Reyes Magos...

    ResponderEliminar