Sitting on the Porch: Not a Place, But a State of Mind, Michele Norris

viernes, 18 de marzo de 2011

El lápiz que no amé


Está una intentando aprender algo en este difícil mundo del dibujo, y estreno lápiz, exactamente un Conté Carbone 2B, que se supone que tenía que ser tierno como el día de la madre. Pero no, chirría cuanto lo deslizas por la superficie.

Eing?
Seguro que es culpa mía, me documento y compruebo que no soy la única que tiene ese problema. Cuántas cosas chirriarán en mi vida que doy por normales? Ufffff, estoy hay que pensárselo…

Si yo me hago con un lápiz de carbón, blando por más señas, que se supone se deslizará aterciopeladamente por dónde quiera que lo frotes, qué ocurre cuando compruebo que el alto contenido de arcilla provoca efectos indeseables?


Pues ... fijo que no es la composición, seré  yo que no sé conducirlo…Pues no! Hay que empezar a plantearse cada una de nuestras creencias hasta descubrir si son comportamientos heredados sin base alguna o tienen algún significado o fundamento.


Os suena de algo?


Buenas noches con mimo y cariño, pensando en cada uno de vosotros, aunque la historia sea de lo más chorra, en algún momento empieza uno a soltar las pulgas, por suerte.

3 comentarios:

  1. sin duda el dilema de encontrar el lapiz adecuado,se traslada a muchos aspectos la vida;
    aun el lapiz que parece mas indicado,hasta que lo usamos no sabemos si nos servira,y hemos de ir probando hasta encontrar al que mas se ajusta a nosotros.
    ya me enseñaras ese lapiz a ver como va ;)

    ResponderEliminar
  2. sí pa ke me chirries, no? pos nop

    ResponderEliminar
  3. que yo no voy por ahi chirriando a la gente,xdddd

    si que es chungo ese lapiz ...me esta dando miedo ya,jajaja

    ResponderEliminar