Sitting on the Porch: Not a Place, But a State of Mind, Michele Norris

jueves, 22 de septiembre de 2011

¿Dónde está el límite?

Ni amanece, ni nos vamos.
Todos soñamos con nuestro próximo despertar,
... o tal vez no.

Quizá hay quien sueña con la muerte,
con la derrota, con lo mediocre.

¿Me viste en tus sueños?
¿Me tatué en tu piel?
¿Bebí gracias a tu sed?
¿Fui tú, intentando ser yo?

No, no lo hice.
No fui tú, pero tampoco fui yo.
Jugué a vivir,
a adivinar,
a sobrevivir,
a intentar,
y a eso no se juega,
o se es,  o no se es.

Y aunque ya no te debo nada,
ni una sonrisa, ni un "ay",
ni tan solo una llave ...
y puedo volver a jugar al "hoy me hundo", "mañana me levanto",
aunque cada día pese más,
o menos,
y no me guste ese juego,
sigo sufriendo.

Soledad es una palabra de siete letras,
3 sílabas y 3 consonantes únicas
que evocan la libertad y la prisión,
el hoy y el mañana,
el no puedo y el no quiero,
la verdad y la mentira,
el tú y el yo.

Pero..., a pesar de todo,
es y existe,
comparte y amalgama,
une y separa.
Es, a pesar de ti y a pesar de mí,
simplemente es.
Y te concede el inmenso regalo
de aparecer en tu vida,
tarde o temprano,
para enseñarte quien eres.

11.8.2011

2 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus poemas, son espiritualmente profundos... (o al menos esa es mi interpretación).
    Caí acá de pura casualidad y me llevé una sorpresa, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Barduck, hace tiempo que no escribo nada que pueda salir de mi cuaderno negro y debería hacerlo. Es mentalmente higiénico.

    ResponderEliminar